CUESTA

el

Aún me cuesta mostrar afecto para revelar la estima que siento porque crecí con falta de hábito en ello. Me cuesta apreciar mi propia lindeza, a pesar de tener la virtud de vislumbrar toda belleza ajena, porque todavía no me aprecio lo suficiente. A veces me cuesta expresarme de forma ordenada porque mis pensamientos van tan rápidos que me enredo con ellos. Me cuesta permitir ver a los demás el deseo por el beso de un hombre porque los insultos del pasado me imbuyeron de lo mal visto que está. Siempre me cuesta encajar mis formas raras y ahora he entendido que no necesito ajustarme al puzle sólo porque muchos jueguen a corresponder. Me cuesta buscar en el interior mi auténtica esencia porque durante mucho tiempo he añadido tantas capas superficiales para agradar a los demás que he desvirtuado mi propio ser.

Y me cuesta bastante redactar este texto, es el más costoso de todos los que he publicado, porque hace tiempo me encerré tanto en mí que ahora me cuesta abrirme a los demás. Y a pesar de ello estoy logrando escribirlo.

Aunque la propia transformación cuesta, como la metamorfosis de la oruga en mariposa, quiero continuar instruyéndome con inteligencia en la responsabilidad de ser y con amor en la libertad para ser.

 

Ilustración perteneciente a la artista Amanda Cass.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. mclatorre dice:

    ¡Cada vez nos costará menos, vecino! ¡Un abrazo y adelante! 😀

    Le gusta a 1 persona

  2. Kesar dice:

    ¡Vamos! ¡Un abrazote y que la fuerza siempre te acompañe!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s