ENEMIGO

el

Podemos llegar a serlo sin percatarnos de ello: convertirnos en un enemigo voraz y destructivo para nosotros mismos. Podemos entumecer la brillantez de nuestra propia luz para despertar lo peor que habita en nuestra oscuridad: al despiadado carcelero que arrebata las níveas alas para entregar a cambio sombría desesperación; al agresivo forajido que despliega un batallón de feroces juicios en lucha despiadada por la discordia; al insolente constructor de muros recelosos que obstaculizan el crecimiento interno y la conexión con los demás; al amante falaz que indigna a su corazón descuidándolo y convirtiendo en desabrido todo lo propio; al cobarde estudiante que no aprende de los fracasos por el miedo a reconocer y no saber perdonar; al cruel verdugo agitador de preocupaciones y excusas que maltratan la constancia del refulgente vivir.

Podemos cambiar eso al concienciarnos de la particular telaraña en la que estamos atrapados y emprendiendo el acercamiento afectivo a nosotros mismos, invocando nuestro amor propio, transformándonos en nuestro más leal amigo.

 

Texto inspirado en la película ”ENEMY” (2013) de Denis Villeneuve y en la cita de Buda Gautama: ”Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos”. Ilustración realizada por Nicoletta Ceccoli.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s