COMO LOS ERIZOS

“Como los erizos, ya sabéis, los hombres un día sintieron su frío. Y quisieron compartirlo. Entonces inventaron el amor. El resultado fue, ya sabéis, como en los erizos… ¿Qué queda de las alegrías y penas del amor cuando éste desaparece? Nada, o peor que nada; queda el recuerdo de un olvido. Y menos mal cuando no lo punza la sombra de aquellas espinas; de aquellas espinas, ya sabéis.”

Es preferible no ser como esos erizos y no compartir el frío, inventando así un amor doliente. Es mejor crear un amor virtuoso, compartiendo el calor hallado por uno mismo. Ser constante y espontáneo para sentir la pasión interior y no tener la tentación de reemplazarla por la fácil combustión artificial del exterior.

Únicamente se consigue una verdadera conexión, cálida e impecable, cuando se conecta primero con el ánima individual para, posteriormente, crear una conexión con la voluntad colectiva. En este mundo, supuestamente más conectado que nunca, las señales tecnológicas simuladas sepultan nuestra propia señal vital auténtica. Incoherencia y absurdo de este tiempo.

Es preferible no ser como esos erizos y no encerrarse sobreviviendo al frío. Es mejor abrigarse con la vida escuchando su música y bailar con ella, creando amor en armonía y libertad.

Ilustración de César Perea Alba basada en el texto del gran poeta Luís Cernuda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s